“Jefes” de Pacific en los Panamá Papers y al desnudo en un enriquecimiento injustificado

Coalcorp es una compañía nacida en Canadá de dos aventuras, una fallida llamada Madoc Mining Company, que tuvo una fracaso en 1998, y otra Adobe Ventures Inc. en la que se convirtió en 1999. Luego entró en la Bolsa de Toronto en 2002 y su control fue tomado por el ex corredor de bolsa de Merrill Lynch, Frank Giustra (en la foto de abajo con Juan Manuel

Santos)

 

 

Please reload

La cloaca Blue Pacific

Blue Pacific Assets Corp., con sede en las Islas Vírgenes, controlada por sociedades familiares de Serafino Iacono, José Francisco Arata, Miguel de la Campa y Juna Manuel Peláez, aparecía como intermediaria de la adquisición de activos en todas las compañías del conglomerado y se quedaba con las ganancias del caso en detrimento de los demás accionistas.

 

Serafino no divulgó interés

Serafino Iacono estaba casado entonces con Virginia Drielts. La madre de ella, Beatriz Peláez de Drielts, era la beneficiaria nominal de Blue Pacific, que sirvió como el vehículo principal por el cual los demandados compraron los activos y se censura a Serafino porque nunca reveló a Coalcorp el hecho de que el beneficiario era su suegra; algo que es calificado como "engañoso, en el mejor de los casos, y, falso absoluto, en el peor de los casos".

El yate La Orinoquia

De los dineros de Coalcorp salieron los US$415 mil por el yate "La Orinoquia" que se encuentra atracado en Cartagena y que usan los "jefes" de Pacific.

 

Please reload

Jürgen Mossack y el bufete Mossack, Fonseca & Co. se prestaron para que Serafino Iacono, José Francisco Arata, Miguel de la Campa y Juan Manuel Peláez, del Blue Pacific Group, se quedaran indebidamente con US$32 millones. Fueron acusados de “enriquecimiento ilícito” al lado de empleados como Robert Doyle, Michael Beckett, Neil Woodyer, Peter Volk y Efraín Carrrera Saud. El bufete creó una maraña de sociedades de papel en paraísos fiscales como Panamá, Irlanda, Islas Vírgenes y Luxemburgo, que intermediaban el carbón salido de minas de Colombia en forma de comisiones de ventas indebidas y excesivas.  

Por Héctor Mario Rodríguez

 

El bufete Mossack, Fonseca & Co. ayudó a crear una compleja red opaca - por decir lo menos - para que varios de los accionistas, directivos y ejecutivos ligados a Pacific Rubiales se enriquecieran indebidamente con la creación de empresas en paraísos fiscales que se quedaron con al menos US$32 millones.

 

Así consta en sociedades que aparecen en los Panamá Papers, precisamente manejadas por Mossack, Fonseca & Co., y personalmente por el socio principal del bufete, Jürgen Mossack, quien fue acusado el 29 de septiembre de 2009 ante la Corte Superior de Justicia de Ontario, Canadá, de apropiarse de los fondos que fueron desviados de la carbonífera Coalcorp que era controlada por los dueños de Blue Pacific Assets Corp. (con sede en las Islas Vírgenes), conocido como el Blue Pacific Group.

 

En verdad Jürgen, de origen alemán, no era más que “un hombre de paja” que prestaba sus sociedades de papel y su nombre para evitar que se conociera a los verdaderos beneficiarios de comisiones por venta en el exterior de carbón que sacaban del Cesar: Serafino Iacono, José Francisco Arata, Miguel de la Campa y Juan Manuel Peláez, y los empleados Robert Doyle, Michael Beckett, Neil Woodyer, Peter Volk y Efraín Carrrera Saud.

 

 

“Fue en realidad Mossack, actuando sobre la petición de sus clientes, los acusados individuales Blue Pacific y / o Aprile (Giuseppe)…  los acusados ​​que participaron o permitieron que Coalcorp participase en transacciones indebidas que eran perjudiciales para Coalcorp y sus accionistas”, dice la acusación que además los sindica de transacciones inapropiadas, falta de lealtad, uso personal de recursos corporativos, entre otras cosas, entre 2005 y 2008.
 

La historia arrancó en septiembre 27 de 2005 cuando el afortunado Blue Pacific, le vendió a Coalcorp, de la que los dueños de Blue Pacific eran los mismos dueños, ciertas propiedades de carbón  y activos vinculados al carbón ubicados en Colombia - 100% de la mina La Francia en el Cesar, la mina La Caypa, el 8,43% del ferrocarril Fenoco, un sistema de transporte por el río Magdalena, el 60% de un puerto en Barranquilla y el 100% del puerto Capulco en el Magdalena -.

En noviembre de 2015 el italiano Giusseppe Aprile, quien también aparece en documentos como "Joe Borrello", fue designado como el agente exclusivo de ventas de carbón de Coalcorp durante 12 años. “Con la ayuda de complicidad individual de los acusados Blue Pacific, Doyle, Beckett, Woodyer, Volk y Carrera desviaron indebidamente fondos fuera de la parte demandante Coalcorp”, dice el proceso entablado en Ontario. La agencia llamada GC Coal, hacía el peaje a las ventas de carbón desde el paraíso fiscal de Irlanda, dinero que iba a parar a los dueños del Blue Pacific Group.

 

Curiosamente el 25 de junio de 2008, Coalcorp entró en un acuerdo con la Fleur Investments Limited y Platone SA,  que se quedaron con los derechos de la agencia de ventas existente con GC Coal a través de la adquisición de todas las acciones emitidas y acciones en circulación de GC Coal.

 

Pero esa apurada compra, y a través de sociedades de papel, puestas a disposición por Mossack Fonseca & Co, se debió a que a Coalcorp entró un nuevo dueño que se tomó la compañía a través de una audaz jugada de bolsa. Un tiburón ruso se comió a los tiburones que se presentan como “venezolanos”.

 

El empresario Vladimir Iorich se quedó con el control de Coalcorp a través de Pala Investments pero encontró que los antiguos dueños  compañía la saquearon – sustrajeron activos en monto superior a los 161 millones de dólares – y por eso la demanda de septiembre de 2099 ante la Corte de Ontario.

.

EL PAPEL OSCURO DE MOSSACK

 

Aquí es donde aparecen Jürgen Mossack, Mossack Fonseca & Co y los cacareados accionistas, directivos, ejecutivos y empleados de toda pelambre de Pacific Rubiales (hoy Pacific Exploration) entonces ligados a Coalcorp y demás empresas del conglomerado.

 

Jurgen Mossack, dice la demanda, un residente de Panamá y fundador y socio Mossack Fonseca & Co. aparece como el agente registrado de los accionistas subyacentes de Platone, a su vez principal accionista de GC Coal. Mossack era uno de los tres propietarios reales de Platone, siendo a la vez accionista de Guixolex Inc. y Rolika Inc., dos entidades panameñas en la parte superior en  la pirámide de Platone.

Como beneficiario último de la participación mayoritaria en GC Coal, Mossack obtuvo la propiedad legal de los fondos desviados de Coalcorp (US$32 millones) en las transacciones de venta de carbón. Sin embargo, Mossack en realidad actuaba por petición de sus clientes, Blue Pacific y / o Giusseppe Aprile. parculars completos de esa relación y los medios por los cuales los fondos Mossack aprovisionado de combustible Coalcorp de nuevo a sus clientes sólo se conoce a Mossack y los otros acusados.

 

Platone era una corporación registrada en Luxemburgo y manejó el 80% de las acciones de GC Coal. Era representada por el banco Société Européenne de Banque SEB y aparecieron como dueños de Platone la panameña Spirita Corp. con 3.100 acciones, y un individuo, Luca Gallnell.

 

En Luxemburgo, Spirita Corp. era representada por SEB, cuyos agentes eran Luca Checcinato y Luca Lazzati (el último de los cuales es también el presidente de Platone). Los accionistas de Spirita fueron dos compañías llamadas Enders Inc. y Rockall Inc., cuyos accionistas son dos empresas llamadas Dulcan, Inc. y Winsley, Inc., cuyos accionistas son dos compañías llamadas Guixolex, Inc. y Rolika Inc., cuyos accionistas son dos individuos, el acusado, Jürgen Mossack y Diva Angelis Patiño de Donald (ambos panameños y de Mossack y Fonseca).

En junio de 2015 las mismas sociedades aparecen utilizadas para esconder a  los propietarios de Ciffart Sport, que vendió en Paraguay la transmisión de eliminatorias de los últimos mundiales, en el escándalo de la Fifa.

 

Como se describió anteriormente, Mossack estaba en realidad actuando por órdenes de sus clientes, Blue Pacific y / o Aprile. Blue Pacific fue acusada de haber recibido asistencia en la operación de Beckett, Woodyer, Metcalfe, Davies, Volk y von Siegmund.

 

Por eso Blue Pacific fue acusada de enriquecerse injustamente de las transacciones pues recibió en pago acciones de Coalcorp cuyo valor total en el momento de su expedición fue de aproximadamente CAD $ 18,9 milones de dólares canadienses, US$ 6 milones en y regalías de casi US$ 5 milones pagadas por Coalcorp en relación con las operaciones lideradas en el fondo de Blue Pacific.

 

En la época de los hechos los dueños de Blue Pacific eran BP Trust (20%) cuya beneficiaria es Beatrice Peláez de Drielts, suegra de Iácono Serafino; The KFK Trust (20%) de la familia de José Francisco Arata; Torino Consultants Limited ( 20%) controlada por Miguel de la Campa; The Carngton Trust ( 20%) empresa familiar de Paolo Mascherani; Orinoquia Belt (10%) compañía venezolana en un 50% controlada por de la Campa y 50% por la suegra de Iácono, y Andes Investment A.V.V. ( 10%) compañía de Juan Manuel Peláez.

 

Eso cambió tras la salida de Juan Manuel Peláez de la sociedad en medio de diferencias de negocios. La demanda iniciada por Iorich por todas las irregularidades en contra del Blue Pacific Group se resolvió fuera de los tribunales.