Capturado en Bogotá policía italiano condenado a 11 años y cuatro meses de prisión por asesinato

Emiliano D'Aguanno asesinó a un hombre sin hogar el seis de septiembre de 2008 en la Estación Central del tren de Milán. Había huido desde octubre de 2014 hacia Buenos Aires y llegó a Colombia, vía Ecuador.  Se matriculó en la universidad CUN, daba clases de italiano y vivía en un apartamento en el centro de la capital. Tenía planes de abrir una agencia de viajes, pero su pasión por el fútbol lo traicionó, entró al equipo de CUN y apareció en su página Web: mala decisión.

El hombre sin hogar Giuseppe Turrisi, alcoholizado, y dos policías (Emiliano D'Aguanno y Domenico Romitaggio), discutieron el seis de septiembre de 2008 en la Estación del Tren de Milán. El fiscal que lleva a cabo la investigación explicó que Turrisi estuvo durante 35 minutos "a merced de los dos" agentes. Que Turrisi entró caminando y salió en una camilla y luego en ambulancia hasta que finalmente murió horas más tarde en el hospital.

 

Please reload

Así comenzó el infierno

Emiliano D'Aguanno y su colega Domenico Romitaggio llevaron a las oficinas de la Estación de Policía a Giuseppe Turrisi, quien durante unos tres años se refugió en la Estación Central del Tren de Milán.

Dos policías asesinos

Los policías Emiliano D'Aguanno y Domenico Romitaggio le dieron una "paliza desbordante y salvaje" a Giuseppe Turrisi. Los golpes le dejaron dos costillas rotas, una de las cuales le atravesó el bazo y quedó con moretones. Las hemorragias internas fueron fatales. Pero una patada en el pecho fue contundente. Además de la violencia, a continuación, se agregaron mentiras, por lo que la condena también involucró falsificación de registros.

Un vídeo delator

Hay un vídeo. De la cámara de la Estación Central del Tren de Milán del Comisionado de Policía de Ferrocarriles: un hombre camina acompañado por dos agentes. Está borracho pero camina. Una hora más tarde, el mismo hombre sale de las oficinas de la Policía Ferroviaria acostado en una camilla.

Please reload

Un ex agente de la Policía Ferroviaria de Milán, condenado a 11 años y cuatro meses de prisión por matar a golpes a un hombre sin hogar en Italia, fue capturado en Bogotá por integrantes de Interpol al culminar un partido de fútbol universitario.

Emiliano D'Aguanno, hoy de 35 años, participó, uniformado, en la golpiza que con su colega Domenico Romitaggio, dieron a Giuseppe Turrisi, de 58 años, el seis de septiembre de 2008, en las oficinas de la Estación de Policía en la Estación Central del Tren de Milán.

D'Aguanno  se escapó después del juicio final en octubre de 2014. En América del Sur trató de reconstruir su vida, aterrizó en Buenos Aires después de una escala en Madrid, luego en autobús llegó hasta Ecuador y finalmente se estableció en Colombia con visa de turista.

Se matriculó en la universidad CUN, comenzó a  dar clases de italiano, vivía en un apartamento en el centro de la capital de Colombia y tenía planes de abrir una agencia de viajes, pero fue traicionado por su pasión por el fútbol: consiguió entrar en el Torneo de Estudiantes Grupo Cerros 2016 en el equipo de la CUN.

Y su tarjeta de jugador apareció en Internet. Allí, sus antiguos compañeros de la Policía, lo encontraron. "Cambió un poco desde entonces. Está más delgado y con el pelo largo recogido en una cola de caballo”, explicó el director de la Escuadra de Policía de Milán al anunciar su detención por la Interpol de la Policía de Bogotá.

Emiliano D'Aguanno y su colega Domenico Romitaggio llevaron a las oficinas de la Estación de Policía a Giuseppe Turrisi, quien durante unos tres años se refugió en la Estación Central del Tren de Milán.

Hubo una "disputa" entre Turrisi, alcoholizado, y los dos policías. El fiscal que lleva a cabo la investigación explicó que Turrisi estuvo durante 35 minutos "a merced de los dos" agentes. Que Turrisi entró caminando y salió en una camilla y luego en ambulancia hasta que finalmente murió horas más tarde en el hospital.

Tras una "paliza desbordante y salvaje" los golpes le dejaron dos costillas rotas, una de las cuales le atravesó el bazo y quedó con moretones. Las hemorragias internas fueron fatales. Pero una patada en el pecho fue contundente. Además de la violencia, a continuación, se agregaron mentiras, por lo que la condena también involucró falsificación de registros.

Hay un vídeo. De la cámara de la Estación Central del Tren de Milán del Comisionado de Policía de Ferrocarriles: un hombre camina acompañado por dos agentes. Está borracho pero camina. Una hora más tarde, el mismo hombre sale de las oficinas de la Policía Ferroviaria acostado en una camilla.

Giuseppe Turrisi muere después de ser llevado por una ambulancia el seis de septiembre de 2008. Ocho de la noche. El informe médico habla de "muerte traumática". La autopsia, realizada en las primeras horas, fue más clara.

Publicado 21:00  08/10/2016