Una comisión de 80 millones de euros en la venta a Colombia de cuatro corbetas, dos submarinos y 24 cazas italianos por US$4.3 mil millones

D'Alema.jpg
Una negociación secreta por seis meses de la que hicieron parte un ex primer ministro italiano, las gigantes de la Defensa, Fincantieri y Leonardo, un exalcalde de un poblado que fue disuelto como municipio por infiltración mafiosa, una firma estadounidense de abogados, dos muy sanguinarios paramilitares colombianos “Don Antonio” y Tolemaida”, media docena de intermediarios italianos, constructores barranquilleros y hasta se mencionan los nombres de dos capitanes de fragata de la Armada de Colombia (que habrían firmado un memorando en el Club Naval de Cartagena el 27 de enero).

"¿Estamos trabajando porque somos estúpidos?...No -añade- porque estamos convencidos de que al final todos vamos a recibir 80 millones de euros… El objetivo no es tener diez mil euros para pagar un viaje ahora, sino al final tener una prima de 80 millones de euros, esto es lo que está en juego ... Tan pronto tengamos estos contratos lo dividiremos todo. Crear dificultades antes de llegar al contrato entre las empresas italianas y el Gobierno colombiano me parece una estupidez. Digamos… El contrato entre las empresas italianas y el gobierno colombiano, ese es el premio importante, no el reembolso de gastos".

Quien habla es Massimo D'Alema, quien fue primer ministro italiano de 1998 a 2000, el primer ministro comunista de Italia, fue también viceprimer ministro y ministro de Relaciones Exteriores de 2006 a 2008. Fue secretario del Partido de la República Democrática (de la Izquierda) y aunque lleva 13 años fuera de la burocracia, aparece ahora convertido en un traficante de armas.

¿El negocio del que hablan?: la compra por el Gobierno colombiano de cuatro corbetas clase Fcx30 de Fincantieri y dos submarinos Trachinus - un submarino de esportazione 100% italiano - (por dos mil millones de euros) y 24 cazas M346 de Leonardo (otros 2,13 mil millones de euros). En síntesis más de cuatro mil millones de euros (4.3 mil millones de dólares).

La conversación - una videoconferencia para ser más exactos entre colombianos e italianos - tuvo lugar del diez de febrero pasado y fue solicitada por D'Alema tras una acalorada discusión por el monto de la comisión, con Francesco Amato, un intermediario o corredor quien se presentaba como “jefe de relaciones en América Latina de la Asamblea Parlamentaria del Mediterráneo” un nombre de fachada creado para dar marco al contrato como una forma de ayudar a superar el conflicto en Colombia.

Italia1.jpg
AvocattoColombia.jpg

Massimo D'Alema

De la vídeollamada habrían hecho parte, además del expremier Massimo D'Alema, Alessandro Profumo - el director gerente de la fabricante de aviones Leonardo - y Giuseppe Giordo (gerente general de barcos militares de Fincantieri), quienes según testimonios se habrían reunido en Roma para la llamada telefónica con Colombia.

Pero por el lado colombiano aparecieron en la conversación dos llamativos actores de la guerra interna: Óscar José Ospino Pacheco y Édgar Ignacio Fierro Flórez, dos ex paramilitares. El primero es conocido con el nombre de guerra de “Tolemaida” y fue acusado, entre otras cosas, del asesinato de Valmore Locarno y Víctor Hugo Orcasita, dirigentes sindicales de la Drummond, asesinados en marzo de 2001. La empresa opera minas de carbón, ferrocarril y un puerto. Por esos delitos Pacheco fue condenado a 27 años de prisión.  

ÓscarJoséOspinoPacheco.jpg

Óscar José Ospino Pacheco, "Tolemaida"

Édgar Ignacio Fierro Flórez, más conocido con los alias de “Don Antonio” o “Isaac Bolívar”, de Campoalegre (Huila), egresado de la Escuela Militar de Cadetes, es un ex - capitán del Ejército Nacional, quien se convirtió en comandante del Frente José Pablo Diaz de las Autodefensas Unidas de Colombia. Operó en el departamento del Atlántico, Sitio Nuevo y su corregimiento Palermo, bajo el mando de Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”, jefe del Bloque Norte de las Autodefensas.

Ex comandante del Gaula del Cesar, reconoció el asesinato, el dos de mayo de 2005, de Adan Alberto Pacheco Rodríguez, ex - presidente del Sindicato de Electricaribe – por lo que fue condenado a 230 meses de prisión por homicidio agravado que pagó en la Cárcel Modelo de Barranquilla. En junio de 2014 se convirtió en el primer comandante de Frente de las AUC en recuperar la libertad por pena cumplida.

En el audio de la conversación de febrero pasado entre D'Alema y los “emisarios” del gobierno colombiano, revelada en exclusiva por el diario La Verità, Fierro Flórez es el más activo. El ex primer ministro italiano está tenso por lograr el contrato cuanto antes y preocupado por las próximas elecciones legislativas en Colombia. Fierro lo tranquiliza y asegura que eso se puede sortear gracias a las relaciones con un alto mando de la Fuerza Aérea: “El general está dentro de nuestro equipo. Nos puede ayudar a agilizar el proceso de compra de los productos que ofrece Leonardo” (24 aviones cazas M346).

FierroDonAntonio.jpg

Édgar Ignacio Fierro Flórez, "Don Antonio"

Tampoco está nervioso con un posible cambio de Gobierno: “La gente que tenemos en nuestro equipo sigue en puestos claves que te pueden ayudar a decidir si contratar o comprar. Ellos son los que deciden si es antes o después de las elecciones”. Y luego, Fierro concluye: “El ministro de Defensa se va a ir en dos o tres meses, pero todavía hay dos funcionarios que son parte de nuestro equipo, que pueden gestionar todo lo que necesitamos y todo lo que estamos comprometidos con Leonardo”.

La conversación fue filtrada por uno de los actores de la negociación inconforme con la comisión que le correspondía, según se conoció. En esta historia aparecen también los nombres de Umberto Bonavita, abogado del bufete estadounidense Robert Allen Law (con una división especializada en yates) y dos italianos residentes en Sudamérica (Francesco Amato y Emanuele Carusso - un ex guerrillero italiano). Y se nombra también Gherardo Gardo, contador boloñés, profesional de confianza de D'Alema, y experto en consultoría fiscal y societaria en Estados Unidos, en particular en Nueva York y Miami.

Carusso.jpg
Armada.jpg

Emanuele Carusso

Es muy particular también la participación en el entramado o el equipo D’Alemiano, de Giancarlo Mazzotta, un político apuliano de Forza Italia y exalcalde de Carmiano, en el tacón de la bota italiana, un municipio que tuvo que ser disuelto por infiltración mafiosa. Mazzotta estuvo en contacto y en conversaciones con los “ex soldados” colombianos, y viajó a Bogotá a ExpoDefensa. Está imputado actualmente en dos juicios (en uno está a la espera de la audiencia preliminar), acusado de varios delitos, desde defraudación procesal hasta incitación a la corrupción y delitos fiscales, revela La Verità.

GiancarloMazzotta.jpg

Giancarlo Mazzotta

A fines de enero de 2022, Bonavita, Gardo y Mazzotta están en Bogotá para seguir las negociaciones iniciadas en septiembre de 2021 y recibir a algunos importantes gerentes italianos de Fincantieri y Leonardo: Giuseppe Giordo, gerente general de la división militar, Achille Fulfaro, vicepresidente de ventas y director comercial, Vaccarezza, y Aurora Buzzo, gerente de proyectos y negociación, tierra de la empresa naval.

El 27 de enero, los cuatro acuden al Club Naval (debe ser el Antares de Bogotá) para la presentación oficial de la empresa de cara a la conclusión del negocio. Por la tarde firman un memorando de entendimiento con dos capitanes de fragata, asesores para las compras de la Armada de Colombia.

Capitanes.jpg

Aparecen las firmas de Giuseppe Giordo y Achille Fulfaro, director y adjunto de la División Militar de Fincantieri y de los capitanes de fragata Germán Monroy Ramírez y Francisco Joya Preito por la Armada de Colombia.

LEA EN LA SEGUNDA PARTE:

El ex primer ministro Massimo D'Alema entra en el papel de intermediario. La comisión: cerca del 2% del pastel. Un nombre ligado a constructores de Barranquilla. Fincantieri y Leonardo. La embajadora que preguntó y se desbarató el negocio.  Cotecmar, la reunión fallida con el ministro de Defensa de Colombia. Esto se pone más bueno.