WhistlePig, declarado el mejor whisky del mundo, resultó ser de Alejandro Santo Domingo

WhistlePig pasó la prueba de fuego y se salvó y ya Bacardí le anda coqueteando con propuesta de compra. Acaba de recibir dos premios como nuevo mejor whisky del mundo: "whisky mejor del show" y "mejor whisky de centeno" por los jueces del Concurso Mundial de Licores de San Francisco a la botella Boss Hog IV de la destilería de Vermont "The Black Prince”.

 

 

Please reload

La entrada de Santo Domingo

El negocio requería millones de dólares y Raj Bhakta acudió a un viejo conocido, Wilco Faessen, un banquero de inversión holandés, managing director del Barclays en Nueva York con quien había trabajado en Violy, Byorum & Partners, un nombre clave de esta historia.

"You're fired"

El éxito vino acompañado de los excesos.  Refugiado en Vermont el fundador, chief executive officer, directivo y jefe de Operaciones Raj Bhakta fue despedido de la firma, de forma inusitada, en abril del año pasado, en medio de seis acusaciones legales, entre ellas fraude y actividad criminal.

Los nuevos socios de WhistlePig:

El fundador Raj Bhakta quedó con cerca del 50 por ciento del negocio.

Wilco Faessen, posee una participación del 15 por ciento en WhistlePig.

La familia Santo Domingo detenta cerca de 12 por ciento de WhistlePig a través de un brazo de inversión conocido como WP Holdings, LLC.

Please reload

La más reciente botella de “El Príncipe Negro”, producida en la destilería localizada en una hacienda de Vermont, es un whisky Premium, 100% de centeno, embotellado en tonel de madera y acabado de envejecer en barriles Armagnac (los del cognac francés). No es la primera inversión de Santo Domingo en el mundo del whisky, pero es un negocio digno de novela por el socio que tiene, Raj Bhakta (en la foto), un perdedor de “El Aprendiz”, a quien tuvo que echar de la empresa, denunciar por fraude y actividad criminal (conducir intoxicado, fumar marihuana en la compañía, beberse el whisky). También expulsó de la Junta a José Ignacio Robledo (el mismo del lío de Terranum y Prebuild). Hace seis meses se hablaba de codicia y demandas, hoy, tras un arreglo y tras múltiples premios, la historia es otra.

Por Héctor Mario Rodríguez

Enviado especial a N.Y.

Nueva York.- Corría noviembre de 2004 cuando Raj Bhakta, un aspirante a magnate inmobiliario de ancestros indios, hijo de un administrador hotelero irlandés, ganó el quinto episodio de la segunda temporada de “El Aprendiz”. Donald Trump le regaló una entrada al Estadio Arthur Ashe para un partido de exhibición entre Anna Kournikova y John McEnroe.

Raj, quien obtuvo durante el reality show de la cadena NBC la reputación de “tumbalocas” - se dice que “lo hizo” con tres compañeras del concurso -, y que ligó en el ascensor a la asistente de Trump en el concurso, aprovechó la oportunidad para coquetear con Anna Kournikova, quien le propuso que si le devolvía uno de sus cinco servicios, saldría con él, o de lo contrario le tenía un sorpresivo reto.

Bhakta, bien llamativo personaje por sus vistosos corbatines y sus trajes Savile Row (los Rolls Royce de la famosa calle de sastres londinenses), perdió la apuesta y tuvo que salir corriendo, en calzoncillos (era la promesa a pagar) esquivando las bolas disparadas por la “sex symbol” del tenis. Cuatro episodios después Donald Trump también lo dejó fuera del “Apprentice" con su famoso "You're fired" (estás despedido).

A pesar de ser un perdedor, se ganó los remoquetes de "The Player" y de “El Aprendiz Amoroso” por sus proezas con el sexo opuesto. Además fue invitado a dar charlas de motivación en universidades, apareció en el conocido programa de televisión "Crossfire" y encabezó la presentación de resultados de Yahoo!

Obnubilado por la fama decidió entonces incursionar en la política y se postuló al Congreso en 2006 como candidato republicano por el Distrito 13 de Pensilvania. En su campaña apareció al lomo de un elefante atravesando el Río Grande para llamar la atención contra la inmigración ilegal. El elefante casi se ahoga mientras una banda de mariachis tocaba en el fondo. Igual naufragó su aspiración.

Entonces decidió viajar a la India a buscar al sustituto de Steve Irwin, el famoso “Cazador de Cocodrilos”, recientemente fallecido, pero fracasó en el intento de montar el show de televisión al no hallar el “hunter” entre 1.000 millones de indios. De regreso a Estados Unidos, en 2007, compró 200 hectáreas de tierra en Shoreham, Vermont, a tres horas y 45 minutos de Nueva York en bus, a donde tuvo que irse a vivir en medio de la crisis financiera de un año después.

Había pasado a ser conocido como “El Perdedor”, pero en medio de sus tribulaciones, Bhakta se dio a la tarea de fundar una destilería allí y en 2010 compró más de 5.000 galones de whisky de centeno canadiense de primera calidad y embotelló la bebida en Vermont. Cultivó centeno y comenzó a fabricar barriles para envejecer de los árboles de roble de la granja para erigir toda una “boutique” de whisky: su delirio, dirían algunos.

APARECE SANTO DOMINGO

El negocio requería millones de dólares y Raj Bhakta acudió a un viejo conocido, Wilco Faessen, un banquero de inversión holandés, managing director del Barclays en Nueva York con quien había trabajado en Violy, Byorum & Partners, un nombre clave de esta historia que conduce a Alejandro Santo Domingo, Christopher Evison (jefe de inversiones de Quadrant Capital Advisors) y de José Ignacio Robledo.

Todos trabajaron con la banquera de inversión barranquillera Violy McCausland Dieppa. Por ejemplo Alejandro, entre 1999 y 2002, mientras hacía el curso de heredero de Julio Mario. Bhakta asegura que contrató a Faessen para que le ayudara a recaudar capital para una empresa que demandaba mucho dinero, pero Faessen advierte en su perfil de LinkedIn como fundador de la WhistlePig, algo de lo que Bhakta se burla con un "lo único que Wilco cofundó fue su hija".

Lo cierto es que el emprendedor había conocido a Faessen y Alejandro Santo Domingo dos décadas antes en Nueva York y de hecho Bhakta recuerda a Santo Domingo como "un multimillonario y un tipo decente". Todos entraron en el negocio en 2011 y las participaciones quedaron más o menos así:

El fundador Raj Bhakta quedó con cerca del 50 por ciento del negocio.

Wilco Faessen, posee una participación del 15 por ciento en WhistlePig.

La familia Santo Domingo detenta cerca de 12 por ciento de WhistlePig a través de un brazo de inversión conocido como WP Holdings, LLC.

Santo Domingo designó a Chris Evison, director de inversiones de Quadrant Capital Advisors (la family office de los Santo Domingo), en la Junta Directiva de la destilería. Por su parte, Bhakta nombró a José Ignacio Robledo en el Directorio de la compañía (quien se había convertido en su amigo cercano desde su paso por Violy, Byorum & Partners) y quien entonces era el presidente de Terranum, un negocio de Santo Domingo y Estrategias Inmobiliarias.

Con el paso de los meses Bhakta y sus nuevos socios lograron montar una creativa "boutique" de whisky con WhistlePig, desde la granja en Vermont, y convirtieron el centeno en una celebridad cuando pocos le daban crédito y el whisky con ese spicer era un mercado pequeño. Consiguieron ventas por un millón de dólares en su primer año y llegaron a más de US$10 millones en 2015. Cada botella estándar de 750 ml se vendía a US$75, y ahora algunas ediciones especiales logran hasta los US$ 1,000.

BHAKTA: "YOU'RE FIRED"

Pero el éxito vino acompañado de los excesos.  Refugiado en Vermont el fundador, chief executive officer, directivo y jefe de Operaciones Raj Bhakta fue despedido de la firma, de forma inusitada, en abril del año pasado, en medio de seis acusaciones legales, entre ellas fraude y actividad criminal.

Fue llamado a las oficinas de Quadrant en Nueva York y sindicado de conducir mientras estaba intoxicado el 26 de abril de 2015, que se declaró culpable del delito de conducción negligente pues fue detenido por exceso de velocidad en North Orwell Road en Shoreham y de que "mintió" al oficial que lo arrestó diciendo que no estaba intoxicado, algo que luego confesó (ahí estaba uno de sus crímenes).

Faessen y Evison acusaron a Bhakta de otros delitos incluyendo fumar marihuana en las instalaciones de la compañía y que empleó secretamente a la jefa comercial, quien luego se convirtió en su esposa y a la que premió con una participación accionaria en WhistlePig, algo que denunciaron como fraude.

También que desvió dinero de la compañía para mejorar las instalaciones de la granja en Vermont, la que no traspasó a la compañía. La demanda pasó a un Tribunal de Delaware, en donde está registrada la corporación. Ante la Corte el demandado aseguró que en Quadrant lo amenazaron: “Escucha, tienes dos opciones: renuncias, ponemos la empresa orden y la vendemos, te vas con mucho dinero. La segunda opción es que presentamos esta denuncia... y nosotros te arruinaremos en la Corte y destruiremos tu reputación".

Bhakta afirma que podría haberse con hasta US$50 millones que le ofrecieron si se iba pero que él no se dejó intimidar y que no iba a entregar una empresa familiar “al gran alcohol, que destruirá la marca” (refiriéndose a Santo Domingo codueño de AB Inbev).

El asunto alcanzó a estar en la instancia judicial pero inesperadamente en noviembre pasado una carta a los empleados y accionistas anunció un acuerdo para poner fin al litigio en la Corte Suprema de Delaware, pero con “adiciones al equipo de liderazgo de la empresa” y una nueva estructura de gobierno corporativo para “construir la mejor marca de whisky de centeno ultra-premium en el mundo”.

Roland van Bommel, uno de los primeros inversores de la compañía fue nombrado como gerente de Operaciones y presidente ejecutivo, en lugar de Bhakta quien pasó a ser el jefe de marca y director comercial. Van Bommel tiene larga experiencia ejecutiva y de gestión en el sector de bebidas alcohólicas, fue CEO de William Grant & Sons, Ltd., y antes lo fue de Maxxium Worldwide BV y directivo de Remy Cointreau SA.

John Rhea, uno de los inversores fundadores de la compañía, pasó a la Junta de WhistlePig. Es socio gerente de Rheal Capital Management, LLC, y asesor principal en el Boston Consulting Group. Anteriormente fue presidente y director ejecutivo de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York bajo el alcalde Michael Bloomberg.

Los restantes miembros de la Junta son Raj Bhakta, Christopher Evison, y Wilco Faessen (los que pusieron la plata). El que si salió fue José Ignacio Robledo, una vieja cuenta que se saldó a favor de Santo Domingo. Hay que recordar que en mayo de 2015 Primera Página reveló las verdaderas causas de su salida de Terranum.

El colombiano cayó tras enredados negocios con el polémico empresario portugués João Manuel Gama Leão, líder del Grupo Prebuild (hoy escondido en Brasil), quien le pagaba por el arriendo de un apartamento en Bogotá y el leasing de su lujoso automóvil BMW, además de que le compró la quebrada empresa de su padre. Pero esa es otra historia.

Hoy lo único cierto es que la "boutique" de whisky WhistlePig pasó la prueba de fuego y se salvó y ya Bacardí le anda coqueteando con propuesta de compra. Acaba de recibir dos premios como nuevo mejor whisky del mundo: "whisky mejor del show" y "mejor whisky de centeno" por los jueces del Concurso Mundial de Licores de San Francisco a la botella Boss Hog IV de la destilería de Vermont "The Black Prince”.

El whisky aún no está disponible comercialmente, pero cuando sale al mercado se vende por 500 dólares la botella. Y el éxito es tal que el pasado ocho de mayo JPMorgan Chase le otorgó una línea de crédito de 25 millones de dólares para respaldar todos los aspectos del negocio de WhistlePig, con especial énfasis en incrementar sus reservas de whisky, construir nueva infraestructura para apoyar esas reservas. Además busca tener barriles adicionales de maduración, y nuevas instalaciones de almacenamiento a 35.000 barriles de whisky.

Y no es la primera vez de Alejandro Santo Domingo en la industria del whisky porque es un reconocido magnate de la cerveza. Fue dueño, a través de Quadrant Capital Group, de acciones en Diageo PLC (Nyse: DEO) la líder mundial en el segmento de bebidas alcohólicas premium.

Publicado 21/06/2017   09:46 a.m.