El dueño de Millonarios perdió por goleada en Eco Oro ante la “Dama de Hierro” Courtenay Wolfe

En 2009, Courtenay Wolfe, entonces ejecutiva de la administradora de fondos de capital de riesgo Salida Capital de Canadá,  pagó US$1.680.300 para almorzar con Warren Buffett, el billonario presidente de Berkshire Hathaway Inc. (hoy cuatro hombre más rico del mundo con fortuna de US$74.500 millones).

Anualmente Buffett organiza una subasta a favor de Glide, una organización benéfica de San Francisco que proporciona alimentos y atención médica a quienes están sin hogar, y el ganador y hasta siete amigos pueden cenar con Buffett en el restaurante Smith & Wollensky en el centro de Manhattan.

Courtenay Wolfe cuenta con más de 20 años de experiencia en las áreas de capital de riesgo y capital privado en una amplia gama de sectores, y se especializa en estrategia corporativa, reestructuraciones, negociaciones estratégicas, marketing y desarrollo de negocios. Lideró un grupo de accionistas rebeldes  de Eco Oro en contra de Joseph María Oughourlian, dueño de Millonarios.

Please reload

Él origen de Joseph Marie Oughourlian

Una versión asegura que nació en Beirut, Líbano, y otra que en París, Francia, el 15 de Febrero de 1972. Sin embargo es armenio (pueblo en diáspora tras la persecución turca en la Primera Guerra Mundial). 

 

Joseph Marie Oughourlian, del fondo de inversión estadounidense Amber Capital Investment Management, pasó a controlar el 20% de Azul & Blanco Millonarios Fútbol Club S.A. en 2012

 

La negociación fue por un poco más de $4.980 millones y adquirió el mayor paquete de control del club 13 veces campeón a través de Blas de Leso Inversiones S L, una compañía de Barcelona, España, controlada por el Amber Capital Investment Management.

 

La transacción se cerró por algo más de $4.980 millones, pero hoy detenta más del 60%. Joseph Marie Oughourlian (un importante accionista de la petrolera Gran Tierra Energy) comenzó a trabajar en Société Général en París en 1994 y desde 1997 se estableció en Nueva York.

 

En realidad es descendiente de una familia armenia, un pueblo que ha vivido dos diásporas y se encuentra diseminado por todo el mundo.

El magnate John Paulson

En 2005 Joseph Oughourlian y Michel Brogard (quien trabajó en Credit Suisse First Boston) pusieron en marcha en 2005 Amber Capital como una entidad independiente, al servicio de corporaciones,  instituciones e inversionistas de alto perfil en todo el mundo, que llegó a manejar un por tafolio de US$7 mil millones.

La fortuna de Oughourlian fue estimada entre 150 millones de dólares y 200 millones de dólares y fue elegido miembro de la Junta Directiva de Agbu, una organización creada en  1906 con el objetivo de preservar y promover la identidad armenia y el patrimonio a través de programas educativos, culturales y humanitarios.
 

En Mayo de 2011, Amber Capital Investment Management controlaba un 5.9% de la acciones de la petrolera canadiense Gran Tierra Energy (GTE), con importantes inversiones en Colombia.

La controlante hoy de Eco Oro

Trexs Investments, LLC, pertenece al administrador de hedge funds neoyorquino Tenor Capital Management Company, L.P., especialista en procesos de arbitramento  y manejo de pleitos corporativos (reestructuraciones y recapitalizaciones).

Please reload

John Alfred Paulson
 

Paulson & Co. Inc., otro fondo buitre, muy involucrado en las demandas por los incumplimientos de Argentina, pertenece a John Alfred Paulson, ex Boston Consulting Group  y ex Bear Stearns, con una fortuna cercana a los US$8,6 mil millones, famoso porque al cerrar 2007 Paulson obtuvo una ganancia personal de casi 4.000 millones de dólares, la mayor ganancia obtenida en un año en la historia de los mercados financieros, gracias a su apuesta por la subprime.

Luego de nueve meses de un gran pleito interno, 13 accionistas de Eco Oro Minerals Corp., que controlan el 66.3% de las acciones de la minera canadiense, decidieron unirse por el botín de 300 millones de dólares de la demanda de arbitraje contra la República de Colombia iniciada en diciembre de 2016. Los rebeldes, y los controlantes Joseph María Oughourlian y John Alfred Paulson, acordaron componer una nueva Junta Directiva, habrá Asamblea a más tardar el 30 de septiembre de 2017 y respaldarán la tarea del “cazapleitos” Trex que encabeza el arbitraje que ataca, en esencia, la inseguridad jurídica de Colombia frente al Tratado de Libre Comercio firmado con Canadá.

Siempre se ha dicho que es mejor un mal arreglo que un buen pleito, y ese refrán acaba de aplicarse para solucionar el conflicto de accionistas surgido al interior de la canadiense Eco Oro Minerals Corp. (TEX. EOM) para repartirse el botín que da por ganado en el pleito arbitral contra Colombia por la declaratoria de páramo del lugar donde reposa la mina Angostura, en Santurbán, Santander.

El 20 de diciembre de 2016, sólo una semana después de que Eco Oro elevó una solicitud de convocatoria de tribunal de arbitramento contra Colombia por US$300 millones, un grupo de accionistas liderado por Courtenay Wolfe, Harrington Global Opportunities Fund y Harrington Global Limited se declaró en rebelión y dijo haber perdido confianza en la Dirección de la compañía.

En esencia se fueron lanza en ristre, con diversas acciones legales desde entonces, en contra de las gestoras de fondos controlantes, Amber Capital LP de Joseph María Oughourlian (para más señas dueño del club de fútbol  Millonarios de Bogotá), Paulson & Co. Inc. (del ex Bear Stearns, John Alfred Paulson), y de Anna Stylianides, presidenta ejecutiva de la corporación desde 2014.

Los disidentes exigieron el cambio de la Junta Directiva que aprobó una colocación privada de acciones a ciertos accionistas que mediante una conversión anticipada, pasaron a controlar  aproximadamente el 46% de Eco Oro.

También se opusieron a la forma de repartición del dinero del laudo contra Colombia y cómo la neoyorquina Trexs Investments, LLC, una “buscapleitos” especialista en procesos de arbitramento y manejo de pleitos corporativos, se quedaría, con los controlantes de la minera, con la mayor parte de lo que se ganara en la demanda.

Trexs pertenece a Tenor Capital Management Company, L.P., liderada por el ex JPMorgan, Robin Rajendra Shah, quien fue senior trader y miembro de los equipos de Equity Derivatives Research y Fixed Income Derivatives Trading del Grupo J.P.Morgan.

Courtenay Wolfe, especialista en estrategia corporativa, reestructuraciones y negociaciones estratégicas, directora de Canopy Capital Inc., se convirtió en la cabeza visible de la puja  - como contó Primera Página el pasado 12 de diciembre - e inició una dura batalla contra el franco libanés Joseph Marie Oughourlian y en contra del billonario John Paulson.

Es conocida como la “Dama de Hierro” porque implacable, de 2008 a 2013, durante su mandato como presidenta y chief executive officer de Salida Capital (una firma canadiense de gestión de inversiones privadas), lideró una negociación, liquidación y recuperación, tras una serie de exitosas demandas por más de tres años, de US$350 millones de activos de clientes (100% de recuperación) atrapados en la bancarrota de Lehman Brothers en 2008.

Tras múltiples victorias y derrotas en la puja, este martes Eco Oro Minerals Corp. anunció que se llegó a un acuerdo entre la compañía y 13 accionistas que representen aproximadamente el 66,3% de las acciones ordinarias emitidas y en circulación de la compañía con derecho a voto en la próxima Asamblea General y Extraordinaria de Accionistas.

Estos accionistas incluyen a Trexs Investments, LLC, Courtenay Wolfe, Harrington Global Opportunities Fund y Harrington Global Limited. El acuerdo fue aprobado por el Directorio de la corporación y en su implementación resolverá todo litigio pendiente relacionado con la composición de la Junta Directiva, las inversiones de Trexs y otros accionistas y la Asamblea de 2017.

“El Acuerdo une a los accionistas de Eco Oro en el ejercicio de su demanda de arbitraje contra la República de Colombia”, dice un comunicado revelado esta tarde. No se nombra en el comunicado a controlantes Joseph María Oughourlian y John Alfred Paulson, porque entre otras cosas ellos dicen que traspasaron a Trexs la compañía. Pero son los grandes derrotados por los accionistas minoritarios.

El pasado 26 de julio, harto del pleito, Mark Moseley-Williams, presentó su renuncia como director, presidente y chief executive officer de la minera canadiense.

Bajo el acuerdo logrado hoy:

1.- Se constituye una nueva Junta Directiva de cinco miembros conformada por dos nominados de Trex, David Kay y Anna Stylianides, por dos nominados por los disidentes, Courtenay Wolfe y Peter McRae, y por un director independiente, Lawrence Haber, seleccionado por las dos partes en conflicto.

2.- David Kay y Courtenay Wolfe fueron nombrados co-presidentes ejecutivos de la nueva Junta.

3.- Se  solicitará la aprobación de la composición de la nueva Junta a una Asamblea de Accionistas que se celebrará a más tardar el 30 de septiembre de 2017), en la cual se pedirá a los accionistas de la asamblea que consideren y aprueben las siguientes resoluciones (las "Resoluciones"):

4.- Un plan de acuerdo bajo la Ley de Sociedades Comerciales de la British Columbia) para una nueva repartición más equitativa de los derechos sobre el producto bruto del Reclamo de Arbitraje contra Colombia.

5.- Se resuelve además otro pleito sobre el Plan de Incentivo a la Administración de la compañía, vigente a partir del 13 de enero de 2017, para, entre otras cosas, reducir el margen de retención de efectivo del 7% al 5% del total de los ingresos brutos del Reclamo de Arbitraje;

6.- Nombramiento de auditores; y

7.- Reconfirmación del plan de opciones sobre acciones incentivadas y actualizadas de la sociedad.

El Arreglo Propuesto también requerirá la aprobación final de la Corte Suprema de Columbia Británica. La falta de aprobación oportuna de las resoluciones resultará en la terminación del Acuerdo y el Acuerdo Propuesto.

David Kay y Courtenay Wolfe serán los copresidentes de la Asamblea de 2017 y tras la “pacificación” se pone fin a todos los litigios pendientes entre la sociedad y los accionistas en relación con los asuntos objeto del acuerdo y todo litigio será desestimado después de la Asamblea de 2017 y aprobación de todas las resoluciones.

Para Eco Oro la controversia contra Colombia surge a partir de la inseguridad jurídica que han generado las acciones y omisiones del Estado colombiano en relación con: i) la delimitación del Páramo de Santurbán, ii) el cambio normativo respecto a la prohibición de minería en zonas de páramo, y iii) la sentencia de la Corte Constitucional que prohíbe la minería en páramos.

El monto reclamado es de aproximadamente US$ 300 millones, que corresponde a las inversiones que ha realizado hasta el momento Eco Oro (antes Greystar).

 

Publicado 02/08/2017 10:30 a.m.